Impacto ambiental

GERSTEL lleva muchos años desarrollando y produciendo tecnologías para la preparación de muestras cromatográficas sin el uso o con un uso muy reducido de disolventes orgánicos. Entre éstas pueden mencionarse la extracción por sorción sobre barra agitadora (SBSE, Twister), la extracción con espacio de cabeza dinámico, la desorción térmica, la extracción en fase sólida (SPE) automatizada, así como diversos muestreadores automáticos que permiten preparar muestras líquidas a escala micrométrica. Dichas tecnologías son amigables con el medio ambiente y con el entorno del laboratorio, mejorando la salud laboral y la calidad de los resultados.

Las tecnologías y productos de GERSTEL gozan de una amplia aceptación en todo el mundo, y han llevado a un crecimiento continuo de la empresa. La expansión de la compañía había obligado en 1999 a trasladar las instalaciones de producción a una planta separada, y en el 2004 algunas secciones del departamento de I+D a una tercera planta. Finalmente, en el 2007, GERSTEL se mudó a su actual sede reduciendo de esta forma el impacto ambiental de sus operaciones diarias, primero por haber reunido a todas sus divisiones bajo un mismo techo, y segundo por haber sido construida según un modelo arquitectónico sostenible. El edificio fue premiado por la Agencia Estatal de Energía de Renania del Norte-Westfalia en mayo del 2008 como "Edificio de bajo consumo energético del mes".

Antes de comenzar con la etapa de construcción, el ahorro de energía se planificó detalladamente con simulaciones computarizadas de modelos a implementar para aislamiento, calefacción, refrigeración, iluminación y consumo eléctrico, energía geotérmica y sistema de ventilación. Con esto se han logrado reducir las emisiones de CO2 a 41 toneladas/año.
Entre los detalles de este nuevo edificio vale mencionar:
- El sistema de iluminación, que fue optimizado para el ahorro de energía al implementar el uso de sensores de movimiento que apagan las luces en las áreas donde no hay personal y sensores de claridad que reducen la intensidad de la luz cuando hay suficiente luz natural. Esto le ahorra a la compañía hasta 15.000 €/año.
 - El uso de materiales altamente aislantes y ventanas con hojas especiales que ahorran energía, así como persianas reflectoras de luz solar.
 - El sistema geotérmico de calefacción y refrigeración, con una bomba geotérmica conectada a 14 sondas que se encuentran a 130 metros de profundidad y respaldado por un sistema de calefacción a gas natural. Sólo los laboratorios que deben mantenerse a una temperatura determinada han sido equipados con un sistema tradicional de aire acondicionado. Pero gracias al sistema de ventilación con intercambiadores de calor, la energía generada para la producción del aire caliente o frío es nuevamente recuperada.

La consolidación de las tres sedes en un solo lugar trajo consigo una reducción de las emisiones y el ahorro de unos 30.000 kilómetros al año en transporte. Además, la nueva sede se encuentra en un lugar con mejores conexiones de transporte público, lo cual reduce el uso de automóviles privados por parte de los empleados. Y no sólo eso: todos los automóviles corporativos cumplen con las directivas europeas más rigurosas en cuanto a las emisiones de CO2. GERSTEL viene implementando desde hace tiempo un programa de reciclaje de papel, cartón, envases de plástico, chatarra de producción, basura electrónica, latas y botellas. Los residuos peligrosos tales como disolventes o productos electrónicos son eliminados en estricta conformidad con las regulaciones de Renania del Norte-Westfalia y del gobierno federal alemán. Con su nueva sede, GERSTEL ha dado un paso correcto en dirección al futuro, para seguir creciendo pero con un impacto ambiental limitado. Ahora la compañía consume mucho menos energía en sus operaciones ahorrándose al año sumas de dinero importantes, en estos tiempos en que los costes energéticos están agobiando tantas compañías y hogares.